¿Qué es una penalización de Google?

Una penalización de Google puede ser, en la mayoría de los casos, un verdadero infierno. Sabes que Google te ha penalizado cuando tu página simplemente desaparece de los resultados de búsqueda, cuando el tráfico a tu web proveniente de las búsquedas orgánicas se reduce drásticamente, o incluso cuando es el propio Google quien te informa de que te ha penalizado.

Hay muchos tipos de penalizaciones y muchas formas de detectarlas y solucionarlas, así que vamos a crear una serie de artículos que os sirvan de ayuda en estos casos.

Tipos de penalizaciones de Google

Básicamente, Google dispone de dos tipos de penalizaciones para sancionar a las webs que incumplen las reglas del juego:

  • Penalizaciones manuales: Aquellas que han sido aplicadas por un operario de Google, es decir, no se trata de algo automático realizado por un robot. Probablemente tu web haya infringido alguna norma clara de Google, y tras una “alarma” automática, un trabajador de Google ha revisado tu sitio y te ha sancionado. Son las sanciones más difíciles de resolver, pero también las más fáciles de detectar, ya que si dispones de una propiedad debidamente configurada en la herramienta para webmasters de Google, te saldrá un aviso en la consola.
  • Penalizaciones automáticas: Algún algoritmo de Google ha detectado que has hecho algo no permitido, y te ha aplicado automáticamente una sanción. Son los casos más difíciles de detectar puesto que no nos saldrá ningún aviso en la consola del webmaster tools, pero por suerte son algo más fáciles de resolver.

Google Panda y Google Penguin

Desde el año 2011, Google dispone de dos famosos algoritmos que son su “policía” privada. Básicamente, la misión de estos dos animalitos es la de detectar de manera automática sitios webs infringiendo alguna de las directrices del buscador, y sancionarlas automáticamente. El tipo de sanción que pueden aplicar es muy diverso; desde bajar 20 posiciones tus landing pages, hasta hacer desaparecer tu sitio por completo.

En teoría es la manera que tiene Google de asegurar la calidad de sus resultados de búsqueda y ofrecer la mejor experiencia de usuario. Google Panda lleva funcionando desde febrero del año 2011 y su misión principal es bajar de los resultados de búsqueda a los sitios web pobres o sin demasiado contenido relevante. También controla que no haya publicidad excesiva.

Google Penguin por su parte se encarga de revisar que los enlaces entrantes a los sitios webs sean lícitos, y lleva vigilando la red desde Abril de 2012. Es el rey del blackhat SEO.

Cómo detectar una penalización de Google

Detectar una penalización de Google es sencillo: Si realizamos labores periódicas de analítica web (ya sea con Google Analytics, o con cualquier otra herramienta del estilo), veremos que el tráfico orgánico hacia nuestro sitio web se ha reducido drásticamente y de manera exponencial en un corto periodo de tiempo. De igual manera podremos observar una rápida caída de nuestras posiciones en los resultados de búsqueda para las keywords por las que competimos.

En los casos más graves, el tráfico orgánico a la web podría desaparecer por completo, o incluso producirse una desindexación completa en Google . También puede ocurrir que solo algunas keywords o landing pages se vean afectadas.Número de visitan d Google AnalyticsAsí que una vez que ya no es una sospecha, y de que estamos 100% seguros de que Google ha pasado con su látigo por nuestras dependencias, hay que identificar qué tipo de penalización nos ha aplicado y por qué .

Consecuencias de una penalización de Google

Como es evidente, las consecuencias más inmediatas de una penalización de Google tienen que ver con la bajada de visitas a tu web , pero… ¿Es la única consecuencia? Lamentablemente no. Perder mucho o todo el tráfico web puede suponer un auténtico drama para empresas y negocios que basan sus ingresos en el comercio electrónico, por ejemplo.

Una penalización de Google sobre un ecommerce sería como cerrar el local a un negocio tradicional, por un periodo de tiempo: Adiós ingresos. Además y aunque tu sitio web no tenga nada que ver con el comercio electrónico, tu imagen y tu reputación puede verse seriamente dañada , puesto que es fácil que tu competencia advierta tu caída y la aproveche, o que sean los propios clientes quienes noten tu bajada en los resultados de búsqueda. Esto puede derivar en una irreversible pérdida de confianza.

Para volver a la normalidad deberás invertir tiempo y probablemente dinero para contratar a algún experto, con lo que el problema se agrava. Por ello es muy importante conocer las directrices de Google y las cosas que no hay que hacer bajo ningún concepto.

En próximos artículos explicaremos cómo salir de una penalización de Google.

Publicada en SEO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *